Número 26 - Año 4 - Mayo de 2016

22/12/2015

Un estilo de vida que adoptan miles de marplatenses.

Mil motivos para correr

Quienes lo practican afirman que es mucho más que una tendencia. En este primer informe intentamos responder algunos de los interrogantes principales sobre el running. ¿Qué motiva a los corredores a lanzarse a las pistas o a las calles? ¿Qué satisfacciones les brinda este deporte? ¿Cómo se adquiere el hábito?

foto del periodista

Gastón Luis

El running continúa creciendo en el mundo y especialmente en Argentina, un país con amplia tradición en maratonistas. Cada vez son más los corredores que se acercan a los maratones para competir en diferentes distancias. En el intento por explicar las principales motivaciones para comenzar a correr, podríamos remontarnos a la época de los filósofos griegos o al antiguo Egipto, donde la práctica de este deporte era habitual. Los faraones, al cumplir 30 años debían realizar pruebas de resistencia y carreras cortas en pista. Pero, sin ir tan lejos, en la actualidad existen países como Kenia, donde correr es un medio de transporte en sí mismo. Martín de Ambrosio y Alfredo Ves Losada, autores del libro Por qué corremos (Debate, 2012), explican que el hombre puede correr sobre sus dos pies hace dos millones de años. En ese entonces lo hacía para cazar o escapar. La hipótesis de su texto es que en la actualidad las personas corren para probarse, como una demostración de valor y esfuerzo que implica, en parte, volver a la naturaleza y a las raíces del hombre. Además los autores sostienen que si se tratara sólo de una moda, al menos rompería con el molde de modas menos exigentes, más cómodas y frívolas.

Los corredores de 10 km coinciden en que se acercaron al running para “mantenerse en estado”, utilizarlo como complemento de otros deportes, como hobby, o simplemente para la relajación y el disfrute.

Sin embargo, los profesionales del deporte coinciden en que si bien todos pueden correr, la mayoría de las personas no encuentran la motivación para hacerlo, y el hecho de que forme parte de nuestra naturaleza no parece ser suficiente. Es allí donde, quienes adquirieron el hábito, han encontrado motivaciones de diferente índole.Por ejemplo, el hiperatleta italiano Marco Olmo corría “para exorcizar sus demonios”. El finlandés Paavo Nurmi entrenó en la década del ´20 sólo para romper cronómetros, ya que no encontraba rivales. En el caso de Roger Bannister, primer atleta en correr la milla en  menos de cuatro minutos, lo hizo simplemente en búsqueda de la excelencia. Incluso Wilma Rudolph, una de las mejores corredoras de todos los tiempos, apodada “la gacela negra”, encontró en las pistas, la motivación para luchar contra su discapacidad, ya que padecía poliomielitis.

_DSC9450-

Miles de marplatenses participaron de la última edición del Maratón Ciudad de Mar del Plata. Ph Fiorella Mattera.

Pero si tuviéramos que encontrar las razones del fenómeno en el tiempo y contexto actual ¿Cuáles serían las motivaciones de los deportistas amateurs que se lanzan a las calles marplatenses? Para saberlo, concurrimos a el Maratón del pasado 29 de noviembre ,que se realiza anualmente en la costa marplatense, para dialogar con corredores de diferentes distancias, comenzando por los competidores de 10 kilómetros.

Mientras elonga, Martín, de 30 años, nos comenta que corre desde chico, que se trata de un hobbie y que lo que más le gusta del deporte es “ese momento en que parece que no podés más y tenés que seguir”.

“Está bueno que la gente empiece a correr, que apaguen el televisor y salgan a moverse”, Mariano Mastromarino, maratonista marplatense.

Apoyado en una de las vallas que dividen la calle por donde pasan los corredores de la zona de hidratación, Marcelo explica que correr siempre ha formado parte de su vida, ya que fue jugador de fútbol. Algo agitado pero con mueca sonriente, Carlos, que recién termina de completar su carrera de 10 km, también destaca que para él, con sus 24 años, correr es un complemento que lo hace rendir mejor en la cancha de once. “Además, desde que empecé, me cambió el cuerpo” afirma.Mientras se acomoda la vincha que sostiene su largo cabello, Martina coincide con los testimonios anteriores. Ella siempre jugó al hockey y busca en este tipo de carreras cortas un complemento para la vida deportiva.

Esteban y Belén, una joven pareja que descansa recostada sobre el cemento, dicen que se acercaron a este deporte con el objetivo de tener la excusa para verse con sus amigos dos o tres veces por semana y para complementar sus rutinas de gimnasio.Como puede verse, muchos de los corredores de 10 km coinciden en los motivos por los que se acercaron al running: para “mantenerse en estado”, utilizarlo como complemento de otros deportes, como hobby, o simplemente para la relajación y el disfrute. Incluso algunos de ellos confiesan que están participando del certamen por primera vez: “Correr los 10k no está nada mal para arrancar, es increíble la cantidad de corredores que nos sumamos en esta edición”, reconoce Damián mientras es saludado por familiares que, minutos antes, esperaban su llegada con ansia.

Pero este deporte también puede conectarse con diferentes expresiones artísticas y diversas profesiones. Cerca del mediodía nos encontramos con Claudio. Sentado, inhalando aire por la nariz y exhalando por la boca, como indican los manuales. De contextura chica, con poco cabello y la mirada puesta en el podio de ganadores, nos cuenta que comenzó a correr porque se lo recomendaron, ya que es profesor de piano y el estar sentado le traía diversos problemas y dolores físicos. Además dice que en la actualidad ya ha participado en 7 maratones.

Similar es el caso de Delia, que también consiguió salir del sedentarismo gracias a este deporte. Si bien esta vez apostó por el medio maratón (21km), Delia confiesa haber empezado a correr después de los 50 años porque era enfermera y, una vez que se jubiló, engordó mucho. “Corrí varias veces los 42 km y obtuve medallas en un sudamericano” recuerda con orgullo.

Pero más allá de las primeras motivaciones, hay una frase que se repite una y otra vez entre los corredores de distancias de maratón. Para ellos correr es un “estilo de vida”.Durante la entrega de premios nos encontramos con Paola, que se encuentra exultante por haber superado su propio tiempo y nos cuenta que ha venido desde Ezeiza. Ella afirma que el running “es un modo de vida en el que aprendés a alimentarte, aprendés la técnica, y cuando te das cuenta, terminás viviendo para entrenar”.

Unos metros más adelante, cerca de la zona de masajes, está Sandra, quien explica que se acercó al grupo de corredores porque una amiga la invitó y terminó corriendo 21 y 42 kilómetros en diferentes lugares del país. “Parte de este estilo de vida es compartir, comer bien y disfrutar del aire libre”, nos dice.Por otro lado, Daniel confiesa estar algo cansado porque ya superó los 60 años, esta vez apostó por el medio maratón pero toda su vida corrió maratones en diferentes lugares y con diferentes paisajes. “Esto es lo mejor, conocés gente y te mantenés sano”, expresa con alegría mientras varias gotas de sudor bajan por su mejilla.

El secreto está en buscar y encontrar sus propias motivaciones, fijar sus objetivos y, simplemente, comenzar a disfrutar.

Entonces, podemos destacar que muchas de las motivaciones de los maratonistas y ultramaratonistas se centran en la variedad de carreras, lugares y paisajes, el disfrute del aire libre y la naturaleza, el cuidado de la salud, la adecuada alimentación, el objetivo de superar su propia resistencia física y la conformación de grandes grupos humanos. Todo eso forma parte de ese “estilo de vida” que han decidido adoptar.Este es el caso de Lorena que mientras se hidrata nos cuenta que comenzó a correr para mantenerse con buena salud, recuperar el estado físico luego de los embarazos y vivir nuevas experiencias. Además la corredora confiesa que, mientras entrena, pasa por todos los estados de ánimo: “corro llorando, en silencio, gritando, sola, con amigos, pero siempre disfrutando”.

Por su parte, Gabriela, otra corredora de 42 km, expresa que se inició en el running con el objetivo de hacer una carrera denominada “El Cruce de Los Andes”. También reconoce que ella “hacía cero deporte” pero con entrenamiento y perseverancia fue consiguiendo sus metas, sólo le queda esa carrera que tanto la inspiró y que es su gran objetivo deportivo.

Las motivaciones parecen ser múltiples y diversas. Millones de corredores han comenzado a realizar el deporte en el mundo, esto hace que actualmente se alcancen cifras récord. Mucha gente comienza a correr sólo por el placer, o por ser la manera más sencilla de entrar en movimiento, y el mismo proceso los lleva hasta los grandes maratones. Otros simplemente continúan corriendo de forma regular, viéndose sorprendidos por las mejoras en su estado de ánimo y en su rendimiento en general, obteniendo ventajas físicas y cerebrales.

Sobre estas ventajas, el científico Jake Young, doctor en neurociencias, explica que en el running existe una activación cerebral similar a la de otros tipos de eventos activación-recompensa, como las drogas o los videojuegos. Sin embargo, a diferencia de esas actividades, el deporte proporciona grandes ventajas para el resto del organismo.

Todo lo contrario ocurre cuando se lleva una vida sedentaria. No hay armonía entre el sistema nervioso, cardiovascular y digestivo, no se generan endorfinas deportivas y el cerebro recibe menos oxígeno, por lo que no puede funcionar de forma óptima.

Sobre el abandono del sedentarismo, uno de los maratonistas que representará a la Argentina en Río 2016, Mariano Mastromarino, coincide con los profesionales de la ciencia: “Está bueno que la gente empiece a correr, que apaguen el televisor y salgan a moverse”.

Al respecto, Gustavo, profesor de entrenamiento funcional en un gimnasio de Mar del Plata, afirma que con el running la gente comienza una vida más activa en búsqueda de superar sus propios límites. Para Marita Peralta, otra de nuestras representantes en los próximos juegos olímpicos, eso es lo mejor del deporte, fijar nuestras propias metas y alcanzarlas. “Cuando me pongo un objetivo y trabajo para alcanzarlo, el 90% de las veces lo logró”, asegura.

Los profesionales de alto rendimiento aseguran que este deporte lleva a los corredores a superarse a sí mismos, a comenzar una vida en movimiento, y a encontrar un hobbie saludable. Sin embargo, Gustavo, que además es especialista en diferentes disciplinas deportivas, advierte sobre los riesgos de exigirse en demasía, salir con mucho abrigo o comenzar la actividad sin un diagnóstico médico previo. “A veces la gente se exige mucho y de golpe, y eso puede ser peligroso para las articulaciones. Lo mismo ocurre con los posibles problemas de salud, sobre todo en lo cardiovascular”. Aquí radica la importancia de ir progresando gradualmente y de realizar los chequeos médicos correspondientes antes de comenzar con la actividad.

De esta manera tenemos la certeza de que, una vez que el corredor está físicamente apto, el secreto está en buscar y encontrar sus propias motivaciones, fijar sus objetivos y, simplemente, comenzar a disfrutar.

Multimedia: Poema Esos locos que corren en la voz de su autor, el uruguayo Marciano Durán.

Share this:

Deja un comentario